El PSOE arcense considera estar cumpliendo su labor fiscalizadora con la gestión del equipo de Gobierno, al que no le pondrá “una alfombra roja para que actúe como le venga en gana”, señala el secretario General del partido, Isidoro Gambín, que en este sentido muestra su expectación ante el pleno de presupuestos. Según el exalcalde, es lógico que el ejecutivo lleve “la voz cantante” en este sentido, pero propone cuatro bloques de inversión que se corresponden con su experiencia de gobierno.

Esas propuestas vendrían a a solucionar, según los socialistas,  algunos de los problemas de la ciudad con un relativo bajo coste. De ser tenidas en cuenta, el grupo adelanta su voto a favor del Presupuesto General de 2024. 

En primer lugar figura una serie de medidas para terminar con la turbidez del agua potable que persiste en los hogares de Arcos. En concreto, su propuesta es utilizar la antigua potabilizadora para limpiar el agua que registra barro y residuos tras salir del acuífero, como también propone seguir mejorando la red de tubería en la línea del anterior mandato. Gambín recuerda que la red es antigua y obsoleta en muchos tramos, sufriendo incluso pérdidas en plena época de sequía. Su propuesta recoge que se mantenga además la bonificación en el recibo del agua. En este mismo bloque, apuesta por un plan municipal que vele por la calidad del suministro “en un momento crucial”, es decir, un órgano donde se planifique el consumo y uso del agua. Estas actuaciones se cuantifican en unos  700.000 euros.

El segundo bloque es el referente a la eficiencia energética, con medidas como la renovación de la red en más puntos de la ciudad.

Un tercer bloque se dirige al gasto social con un aumento de los recursos para atender a las familias vulnerables. El PSOE pide ya un esfuerzo económico  y suma un programa de formación para la inserción laboral que se pondría en marcha desde Servicios Sociales. En este mismo terreno, apuestan por un aula sensorial con la que mejorar los servicios del Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT).  Gambín suma una partida para aplicar la Ley de Bienestar Animal de unos 20.000 euros para impulsar medidas que ya fueron consensuadas en su día entre los partidos y las protectoras. 

El cuarto y último bloque se dirige a nuevas inversiones en la red de centros educativos dentro de las competencias municipales. El socialista espera que el ejecutivo PP-Ai-Pro, dentro de un montante de unos 30 millones de euros que recoge el Presupuesto, atienda  estas peticiones que se podrían materializar con relativamente pocos recursos. 

En el siguiente enlace pueden escuchar las declaraciones al completo:

× Whatsapp